Quedó atrás quizá el fin de semana más importante de Magic de 2013 en Buenos Aires. El combo de WCQ sábado y PTQ el domingo lo hacían irresistible para cualquier jugador que conozca o se imagine lo increíble que es viajar por el mundo para jugar Magic. Voy a tratar de reconstruir mi experiencia y sobre todo repasar cuales creo que fueron los motivos por los cuales tuve la chance de volver a jugar un Top 8.
 
Todo se remonta a la preparación para estos torneos. Con el resto del team “Buen Fulbo” nos decidimos a tomar un poco más en serio la preparación para cada evento grande. Nuestro objetivo iba a ser dejar de volvernos a casa insatisfechos después de cada torneo, por siempre sentir que habíamos: dormido mal, testeado poco, elegido mal los mazos, o todas las opciones juntas. Si bien no quedamos del todo conformes, la mejora fue bastante buena en general.
 
La elección del mazo no fue simple. Arranqué a decidir que jugar recién después de los resultados del GP de Río (al cual no pude ir). En ese entonces estaba maravillado por el mazo Aristocrats y lo venía testeando con comodidad. Terminé abandonando la idea de llegar a armarlo a tiempo, y empecé a practicar con el Jund Midrange. A este último lo dejé de lado bastante pronto. No por considerarlo malo, sino simplemente sentía que siempre lo jugaba mal y que perdía muchos games por propias malas decisiones, más que por la efectividad del mazo en sí.
 
A su vez, seguía un poco de lejos los resultados de los mazos Junk Reanimator, que con sólo probarlo se convirtió en el mazo ideal para mí. Los pibes del team me habían puesto en ese arquetipo y su convicción fue clave para que yo dejara de lado mis dudas y en base a los resultados tratara de definir lo más complejo... qué lista jugar. El núcleo (o “Core”) del mazo es intocable, pero hay una buena parte que es modificable a gusto del portador (diría que unas 7 a 10 cartas). Terminé presentándome al WCQ con la siguiente lista:
 
1 Cavern of Souls
1 Vault of the Archangel
1 Gavony Township
4 Sunpetal Grove
4 Temple Garden
3 Woodland Cemetery
4 Overgrown Cemetery
1 Isolated Chapel
2 Godless Shrine
2 Forest
2 Avacyn's Pilgrim
2 Arbor Elf
2 Deathrite Shaman
2 Restoration Angel
4 Thragtusk
2 Centaur Healer
3 Angel of Serenity
2 Lotleth Troll
2 Craterhoof Behemot
1 Obzedat, Ghost council
3 Mulch
4 Grisly Salvage
1 Abrupt Decay
4 Unburial Rites
3 Lingering Souls
 
Sideboard:
2 Rhox Faithmender
1 Centaur Healer
2 Abrupt Decay
2 Purify the Grave
3 Somberwald Sage
1 Vraska the Unseen
2 Acidic Slime
1 Sever the Bloodline
1 Cavern of Souls
 
No voy a detallar mucho las rondas del sábado en el WCQ, solamente comentar que mi récord fue 6-3 y terminé en la posición 26:
 
1°: 2-0 Claudio Silva (GB Ooze)
2°: 2-0 Mauro Capello (Blitz)
3°: 2-0 Martín Sebastián Dominguez (Dark Naya)
4°: 0-2 Gonzalo Dominguez (Junk Frites)
5°: 2-0 Alejandro Carrizo (Esper)
6°: 2-0 Nicolás Komanski (Wolf Run Bant)
7°: 1-2 Pablo Ioppolo (Naya Fest Combo)
8°: 2-1 Emiliano Espiro (Wolf Run Bant)
9°: 1-2 Adrián Saredo (Jund Zombies)
 
Esa misma noche, a pesar del tremendo cansancio y lo tarde que volví a mi casa (porque la cobertura para Desde el SB demandó quedarnos hasta el final, y el torneo terminó tardísimo), me dispuse a analizar que cartas me habían servido más que otras y que función cumplía cada componente de mi mazo en los match ups que esperaba enfrentar al día siguiente. Sin detallar mucho los porqués de cada caso (que pueden consultármelos quién esté interesado) los cambios que le hice al mazo de cara al domingo no fueron pocos:
 
-1 Godless Shrine, -1 Gavony Township, -1 Isolated Chapel, +1 Cavern of Souls, +1 Forest, +1 Woodland Cemetery en la base de maná; -3 Lingering Souls, -2 Lotleth Troll, -1 Obzedat, -1 Abrupt Decay, +1 Avacyn's Pilgrim, +1 Sever the Bloodline, +2 Acidic Slime, +2 Restoration Angel, +1 Centaur Healer en el maindeck; Y -1 Cavern of Souls, - 1 Somberwald Sage, -2 Purify the Grave, -1 Acidic Slime, +1 Silklash Spider, +1 Curse of Death's Hold, +1 Abrupt Decay, +2 Fiend Hunter en el Sideboard.
 
Definitivamente sentí durante todo el día que había elegido la lista correcta. Los partidos se me hicieron más fáciles, porque sentía al mazo más sólido y con un plan de Midrange mucho más potente, acompañado por supuesto muy de cerca por el plan reanimator, que servía para rematar mazos sin respuesta, o desgastar a los mazos mejor preparados. Mi récord el domingo fue de 6-1-1 y terminé 7mo, así que voy a contarles mis breves recuerdos de cada ronda:
 
1° Christian Marcusa (Blitz):
 
El primer game se definió porque salí con Deathrite Shaman on the play y previo a siquiera considerar bloquear su Lightning Mauler que me atacaba junto a un Experiment One 2/2, jugué un Salvage que reveló Unburial Rites, Tierra, Serenity y una criatura más que pude agarrar. De esa forma hice Serenity turno 3 y el partido estaba decidido. Game 2 pase al plan de ganar montones de vidas y lamentablemente Christian nunca pudo correr a la dupla Rhox + Thragtusk.
 
2-0
 
2° Marcos Arrostito (Jund Midrange)
 
Le gané el primer game, en el cual él tomo varios mulligans (se quedó con 5) pero robó lo suficientemente bien como para complicar la mesa y que me cueste un buen rato ganarle. El segundo game se lo llevo de la mano de Slaughter Games y Bonfire, y el tercero se trabó bastante y terminamos no empatándolo por tiempo, sino porque Marcos jugó un Rakdos Charm que nos hizo daño letal a ambos.
 
1-1
 
3° Oscar Orcellet (Junk Frites)
 
Mi primer mirror del día me recordó la paliza que me había dado Gonzalo Domínguez el sábado. El primer game fue el más extraño que jugué en un tiempo, ya que hago mulligan a 4 empezando él, robo como si no hubiera mañana y le gano en pocos minutos. El segundo partido me quedo con mi mano inicial y pierdo por no robar más que tierras contra sus Ángeles. Y el tercero termino ganándolo controlando la mesa con el Deathrite Shaman.
 
2-1
 
4° Jonathan Rizzo (Junk Frites)
 
Otro mirror seguido y uno bastante complicado. Jonathan siempre exprime los mazos al 100% y ganarle no iba a ser fácil. Por suerte yo robé algo mejor que él y tuve la iniciativa en ambos games, ya sea por tener más fuentes de maná que él o por tener mejores cartas en mano (múltiples Serenity Angels, por ejemplo). Pude ganarle sufriendo y siempre atento a que no se me escapara el partido por algún descuido.
2-0
 
5° Julián Casano (Wolf Run Bant)
 
Era hora de comprobar que tal funcionaban los cambios que le había hecho al mazo contra control. Por suerte, pese a que Juli (amigo desde el GP Chile 2011) robó el 80% de su mazo con múltiples Sphinx's Revelation, jamás sentí que corría riesgo alguno de perderlo. El primer game fue eterno (25' no era habitual para mi mazo) y se definió porque él se tappeó para atacarme por 24 daños con lifelink (Azorius Charm y Wolf Run) y yo reanimé un Behemot y lo blinkié, como para pegar por aproximadamente 100. El segundo game robo mis Slimes y algunos pollos de maná, para poder jugar Cavern of Souls x Ooze y arruinarle la base de mana mientras lo atacaba hasta ganarle.
 
2-0
 
6° Guido Quintana (Aristocrats Act 2)
 
Era una incógnita que estaba jugando él, y yo me quedé con manos medio flojas ambos games. El primero me toca empezar y me quedo con una mano que no produce maná negro y sólo tiene un Mulch para alcanzarlo. Claramente ese plan falla y termino muriendo antes de poder robarlo. En el segundo partido hago mulligan a 6 y me quedo con una mano inquedable, que tenía Cavern of Souls y Vault of the Archangel como tierras. Pierdo el partido al poco tiempo. Fue una decisión torpe e impulsiva por la bronca que tenía de haber robado chistosamente mal el juego anterior.
 
0-2
 
7° Javier Ibañez (Junk Frites)
 
Me iba a cruzar por tercera vez con mi mismo mazo, como para que me quedase bien claro como debía jugarle. El primer partido arranco muy bien y le saco una ventaja enorme, pero me cuesta varios turnos robar el Behemot que pueda cerrar el partido. El segundo se complica bastante más, ya que él llega a jugarme dos Curse of Death's Hold y a atrasarme bastante. Robo y juego los Angel of Serenity de manera tal de poder ir limpiando bloqueadores e infringiendo daño de a poco.
 
2-0
 
8° Gonzalo Ferrari Spampinato (UWR Flash)
 
Lograba llegar vivo al famoso “win & in”, pero contra un jugador que me tiene de nieto, y suelo cruzarme en torneos importantes. Y lo que es aún peor, es que siempre me toca ganarle el primer game, y él termina dándomelo vuelta, como para ratificar lo pecho frío que uno puede llegar a ser. Para variar, le gano el primer game con facilidad y en pocos minutos. No sentía que fuese un mal match up para mí, a pesar de que haber cortado las Lingering Souls me volvían mucho más vulnerable a su plan de sacarme con Aurelia en un pestañeo. Eso fue lo que sucedió en el segundo game, en el que tengo el partido en las manos pero robo (o milleo) algo así como 16 de las 23 tierras que jugaba, y termino perdiendo con cuatro en la mano. En el game decisivo mis primeras tres manos iniciales tienen una o dos tierras y no siempre producen mana de color, por lo que termino yéndome a 4 cartas y con una salida bastante aceptable. En ese momento se define el partido al lado nuestro, en el que a pesar de que el Dark Naya de Domínguez le estaba ganando al Bant Control de Juli Casano, el primero decide concederle a Julián al no tener menores chances de hacer top. Lo mismo sucedía de nuestro lado, ya que Spampi venía 5-2 y yo 5-1-1, y a pesar de que el tercer game se perfilaba demasiado favorable para él, decidió concederme y dejarme entrar al top 8.
 
2-1
 
De más está decir que le agradezco mucho a Spampi por el gesto, y espero poder devolverle la generosidad cuando más la necesite. Hacía un buen tiempo que no terminaba entre los mejores ocho de un torneo largo y se siente bien recuperar un poco la memoria.

 
 
Ya en el Top 8 me toca cruzarme nuevamente con Guido Quintana, mejor dicho, “Quimera” y su combo de Blood Artist, Boros Reckoner y Blasphemous Act. El game uno empieza él y yo salgo rápido con muchos aceleradores, pero lamentablemente sin robar ninguna criatura relevante. Después de jugar un Acidic Slime y un Centaur Healer en turnos consecutivos, y estando en 22 vidas, muero al castear Quimera un Blasphemous Act con ambas piezas del combo en la mesa y otros 7 bichos (13 + 9 = 22). El segundo game tengo que tomar un mulligan y me quedo con una mano cargada de tierras, y fue lo único que seguí robando. Él salió curveando bichos hasta jugar Aristocrat y eso me puso el reloj suficientemente rápido como para morir antes de poder robar algún spell relevante.
 
0-2
 
Así fue cómo finalizó una larga jornada de Magic, y un torneo bastante bueno. Logré de esa forma ganarme el viaje a Chile y una linda playmat conmemorativa. Para despedirme quiero agradecerle a mis compañeros de team (Sebastián Mateo, Hernán Martinez, Ignacio Nosquese y Joaquín Montaña), en especial a “Hoko” Montaña, quién me hizo el aguante durante todo el día pese a haber quedado sin chances de entrada. Espero que puedan rescatar algo de mi relato, así como yo rescato varias cosas de mi experiencia. Muchas gracias por leerme hasta el final y cualquier duda que tengan no duden en comentar el artículo.
 
{fcomment}