Basta de mariconeadas. Pongamos las bolas en la mesa. Me cansé de tanto admirador de Guido Suller que anda lloriqueando por los rincones quejándose de cualquier cosa. ¿Uds. Se llaman a si mismos jugadores de Magic? Uds. son una vergüenza nacional!

Algunas mentes desesperadas trataron de contactar el Coronel Marcelo para poner un poco de órden en esta comunidad que se viene a pique pero lamento informarles que él abandonó las Magic. Se cansó de los baneos, las expansiones raras… y especialmente de poder robarle a los pendejos! Claro, su casa en Campo de Mayo no se la armó con su sueldo militar, sino con años y años de estafar a jugadores de Magic con los precios de las cartas. Por supuesto, él no rapiñaba a los niños nuevos diciéndoles “dame esa tierra que te hace daño y no sirve para nada y te doy cinco criaturas 7/7”. Su trabajo era más sutil y requería el control absoluto de los precios de las cartas a través de su propio periódico, la Master de los Juegos. El mecanismo era fácil: ponía varias cartas baratas, se stockeaba a lo pavote y al otro mes, por algún torneo misterioso en Kuala Lumpur, la carta subía como ventosidad de buzo y él Coronel vendía como loquito de Wall Street. Hoy, Internet y los precios internacionales prohíben esas cosas, por lo que se dedica a vender iPhones chinos en Mercado Libre.
 
Y yo, como su discípulo más fiel, me haré cargo de esta columna. Yo, que lo conocí en aquellos años dorados en donde aun estaba el servicio militar, de ahí salías hecho un hombre. Ahora son todas nenitas que se quejan en Facebook “ay, que malos matchups” “no puedo más con el shuffler de MOL, siempre me tira screw”. QUE COHETE ES UN SHUFFLER SOLDADO?!?!? En mis tiempos si no tenías maná te la bancabas como un hombrecito. Y jugábamos con 20 tierras, no como ahora!
 
Por eso, me voy a presentar: Soy el Mariscal Jorge Gil  Hadita, nací hace unos cuantos años, un 25 de mayo como buen soldado de la patria, y les voy a cantar todas las verdades del Magic. 
 
Cuando cumplí los 18 años, antes de entrar en la Colimba y previo a mi carrera militar decidí incluir el apellido de mi adorada madre, Doña Esther Matilde Nora Hadita de Gil. Que Dios y la Patria la tengan en la gloria a ella y a sus milanesas.
 
Bueno, basta de mariconadas, esto ya parece la introducción de algún discípulo de “El Arte de Vivir”. Vamos a los bifes.
 
Muchos de Uds andan lloriqueando detrás del teclado como Ninfas adolescentes fanáticas de Twilight quejándose porque no hacen un GP en Argentina. Se pensaron que los jugadores que progresan son los que tienen todos los fines de semana a Wizards haciéndoles un GP en el patio de la casa? Miren a Martin Juza, viven en República Checa. MEDIO PAÍS TIENE, PERDIÓ A ESLOVAQUIA!! Y no se queja, viaja como loco y hasta se lleva a otros ñoños, como el ajedrecista ese que ganó el último Pro Tour (no, no me puedo acordar todos los apellidos raros del Magic actual!)
 
¿Acaso no ven que en marzo hay un GP en Rio de Janeiro y con un poco de cabeza podés ir gratis? Si de verdad te sentís jugador de Magic no te podés quedar viendo el torneo desde la pantalla dividida (porque en la otra ventana siempre tenés Porn Tube abierto). Sí, algún listo va a querer ponerme en los comentarios que los pasajes aéreos están como $2000 y que de gratis eso no tiene nada. PAVADAS!!  EL MARISCAL GIL HADITA NO SE EQUIVOCA!!  Antes de postear cualquier gilada usá tus neuronas que para algo Dios te las dio.
 
No se pueden perder el GP y si no querés ir porque no tenés guita solo debés seguir mis tácticas. Que hacen ahí sentados manga de mariposas tecnicolores, a la barraca carrera march!
 
Táctica: Regalos marplatenses
 
Se vienen las vacaciones y esta táctica hay que ponerla en práctica cuanto antes! Al que madruga el Mariscal lo ayuda! Mientras vos te vas a quedar todo el verano testeando para el GP o estudiando porque seguramente te llevaste más de una materia, tu familia, amigos, la vecina, el chino del supermercado, el peluquero, todos se van a ir de vacaciones y seguramente muchos de ellos a la costa argentina. ¿Qué tiene eso de importante? Cuando estoy hablando nadie abre el pico, sienta el culo y atiende soldado!
 
 
Lo que hay que hacer es pedirle a cada uno que viaje si te puede traer de regalo alfajores, pero no cualquier porquería llena de dulce de mango que hacen los hippies asqueroso, no, algo pulenta como son los Havanna. Exijan calidad!!  A medida que te vayan llegado las cajas, las vas acumulando en un lugar seguro de la casa para que ningún perro o exconcursante de Cuestión de peso se tienten con las delicias marplatenses. Para fines de enero comienza la fase crítica del plan. Durante ese tiempo, vas a ahorrar toda la plata que tengas, no vas a gastar ni en comida. Te vas a comer los alfajores! Pero cuidadito de tirarme algún papel, o dañar la caja, todas se tienen que guardar en perfecto estado, todo es parte del plan. 
 
Faltan ahora pocos días para emprender nuestro viaje a tierras Cariocas, y nuestro estómago llora por la cantidad de dulce de leche y chocolate ingerido. No importa. Con la poca plata que juntamos vamos a ir a un mayorista de golosinas a comprar los alfajores más baratos que encontremos: Guaymallén, Toque, Grandote, Chiquito, cualquier porquería, no importa que sean de pera, banana o vinagre. BARATOS! Mientras más barato, mejor. Los vamos a sacar de sus mugrosos paquetes y los vamos a envolver con los papeles de los Havanna, cerramos la cajita y adentro! Primero empezamos en San Telmo y la Boca con los turistas, para juntar unos pesos. Vamos hasta las Cataratas, donde estafaremos a más extranjeros. Finalmente terminaremos vendiendo alfajores en las  playas de Ipanema y Copacavana donde nos los van a sacar de las manos, artos de comer choclo y tomar agua de coco (ojota con eso, te da más cagadera que un bidón de cinco litros de Activia!).
 
De paso, cuando estés allá aprovechá para vender en reales o dólares. Con suerte, si te va bien, te vuelvas con un par de billetes internacionales para ir a reventar con algún arbolito de la calle Florida. 
 
Espero que les sirvan mis consejos, yo me voy a jugar un campeonato de tute cabrero al casino de suboficiales.
 
Hasta pronto y no olviden los consejos del Mariscal Gil Hadita.

{fcomment}